Se encuentra usted aquí

infoPaliativos Noticias

Subscribe to canal de noticias infoPaliativos Noticias
Portal informativo sobre Cuidados Paliativos, avalado por la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL)
Actualizado: hace 33 mins 18 segs

SECPAL reclama avances en la adecuación de los cuidados paliativos a las necesidades sociosanitarias de los pacientes

Mié, 09/18/2019 - 12:27

 

√ Cerca de 1.000 profesionales se darán cita en Santiago de Compostela los días 25 y 26 de octubre para abordar los nuevos retos de la atención al final de la vida, que pasan por avanzar en la relación con el enfermo, cuidar a los sanitarios, unificar criterios y una mayor coordinación asistencial

√ La Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) y la Sociedade Galega de Coidados Paliativos (Sogacopal) se unen a la Sociedad Portuguesa de Cuidados Paliativos (APCP) en una cita que ha despertado gran interés, como lo demuestran las 400 comunicaciones recibidas en torno a un innovador y completo programa científico

√ Durante el encuentro se celebrará el acto conmemorativo del 25º aniversario de ‘Medicina Paliativa’, la única revista en español sobre cuidados paliativos y la décima en el mundo con más artículos científicos sobre la atención al final de la vida.

 

El Palacio de Congresos y Exposiciones de Galicia, sede de las jornadas.

La Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) y la Sociedade Galega de Coidados Paliativos (Sogacopal), con la colaboración de la Sociedad Portuguesa de Cuidados Paliativos (APCP), se unen para celebrar sus XIII Jornadas Internacionales que, bajo el lema Adecuación de cuidados, abordarán los principales retos para dar respuesta a las nuevas necesidades de los pacientes en el final de la vida.

La cita, que se celebrará los días 25 y 26 de octubre en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Santiago de Compostela, ya ha despertado gran interés, como lo demuestran las 400 comunicaciones recibidas y el intenso ritmo de inscripciones, que acabarán por reunir en la capital gallega a más de un millar de expertos.

«Hay mucho trabajo por delante y el tren va a pasar en los próximos años», asegura el Dr. Marcelino Mosquera, presidente del Comité Organizador, para resaltar las líneas fundamentales de trabajo que guiarán las jornadas: «Tenemos que avanzar en la relación con el paciente, cuidarnos como profesionales, unificar criterios, cambiar el rol de acuerdo con las exigencias del enfermo y tener mayor coordinación en el ámbito sociosanitario hacia el medio poblacional».

En la misma línea, el presidente del Comité Científico, el Dr. Miguel Ángel Núñez, se refiere a «la necesidad de adaptarse a las necesidades del enfermo en situación paliativa, evitar tratamientos desmesurados o pruebas innecesarias, siempre con una atención multidisciplinar, una visión biopsicosocial llevada a su extremo, que es precisamente la base de los Cuidados Paliativos».

Con estos objetivos, las jornadas –cuya presidencia de honor ya han aceptado los Reyes de España y las ministras de Sanidad de España y Portugal, María Luisa Carcedo y Marta Temido, respectivamente, así como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoó, y el consejero de Sanidad de Galicia, Jesús Vázquez– incluyen seis mesas de debate, siete seminarios, tres simposios y la presentación de las mejores comunicaciones, además de cuatro interesantes cursos precongreso y tres sesiones plenarias.

Un completo programa científico cuya conferencia inaugural correrá a cargo del Dr. Duarte Da Silva Soares, presidente da Associação Portuguesa de Cuidados Paliativos (APCP), quien hablará sobre Cuidados Paliativos en España y Portugal: Tendiendo puentes.

«Es el primer encuentro internacional que hacemos en colaboración con nuestros hermanos portugueses, con presencia en el Comité Científico, en las charlas y también en esta conferencia inaugural, un primer hermanamiento que tenía que hacerse en Galicia por nuestra especial relación», tal y como destacan los doctores Mosquera y Núñez, «mirando también hacia Latinoamérica».

«Creemos que el éxito de las jornadas está asegurado, no sólo por el atractivo innegable de Santiago de Compostela, sino, sobre todo, por el gran trabajo de los comités científico y organizador, que han desarrollado un programa innovador que va a suscitar interesantes debates en torno a las necesidades en la atención paliativa”, añade el Dr. Marcelino Mosquera.

Desde saborizar hasta el poder de las redes sociales y la Ambulancia del Deseo

De forma previa a la inauguración oficial, se celebrarán cuatro cursos precongreso con temáticas tan sugerentes como Saber cuidarse para poder cuidar, «una cuestión todavía pendiente de abordar en profundidad, porque en este ámbito nos desgastamos bastante, y deben existir vías de escape, sobre todo en equipos donde sólo hay uno o dos profesionales», asegura Mosquera. O el taller de cocina seductora Enamorando al enfermo, a cargo del conocido chef Pepe Solla, en el que, más allá de los nutrientes o de las necesidades físicas de los enfermos, propondrá menús «para saborizar» sus comidas.

Las Jornadas Internacionales servirán también de escaparate para la Ambulancia del Deseo, un proyecto pionero en España que ofrece un servicio acompañado con profesionales sanitarios para cumplir voluntades de pacientes al final de su vida. De la mano de la asociación Somos Unidos por el Cáncer, de Lugo, el vehículo adaptado estará a las puertas del Palacio de Congresos de Santiago de Compostela para dar a conocer esta iniciativa solidaria.

Destaca, asimismo, el planteamiento diferenciador de los seminarios con el abordaje de temáticas de gran actualidad, como la importancia de las redes sociales y el rol de los profesionales sanitarios ante las nuevas demandas, el papel del voluntariado o cómo es el final de la vida en los servicios de Medicina Interna, sin olvidar la mayor presencia que deben tener los cuidados paliativos en la Universidad.

Las mesas de debate incluyen «esa necesaria visión multidisciplinar de los cuidados paliativos, donde el médico no sienta cátedra, sino que realiza un trabajo en equipo con voluntarios, médicos, enfermeros, auxiliares, psicólogos y trabajadores sociales, porque todos van a influir por igual en el enfermo», en palabras del Dr. Miguel Ángel Núñez.

Así, todas las mesas contarán con varios ponentes que aportarán «su experiencia y su punto de vista» en torno a las necesidades paliativas del paciente no oncológico, la atención extrahospitalaria al final de la vida o la toma de decisiones sobre la propia muerte.

«Contaremos con dos de los jueces más expertos de España en temas de eutanasia y derecho a la muerte digna; es un tema candente, por lo que esta mesa va a ser de gran relevancia y actualidad», añade el Dr. Núñez.

Las sesiones plenarias aportarán otra forma de mirar los cuidados paliativos con títulos tan sugerentes como Vivir hasta morir, a cargo del doctor Matías Najún, jefe de Cuidados Paliativos del Hospital Austral de Buenos Aires; Soy inmortal, ¿sabías?, del psicólogo «titiripeuta» Fidel Delgado Mateo; o Clownfusiones en clownclusión, con las aportaciones de Verónica Elizabeth Macedo Cavicchio, licenciada en Arte Dramático y payasa de hospital de la Fundación Saniclown.

25º aniversario de la revista Medicina Paliativa

Las XIII Jornadas Internacionales de Cuidados Paliativos acogerán también el acto conmemorativo del 25º aniversario de la revista Medicina Paliativa, en el que su director, Jesús González Barboteo, recorrerá la trayectoria de esta publicación, la única en español sobre cuidados paliativos y la décima en el mundo con más artículos científicos sobre la atención al final de la vida.

Durante el acto –que se celebrará el viernes, 25 de octubre, en la Sala Santiago del Palacio de Congresos (20:00 horas)–, se rendirá homenaje a los directores que han guiado el recorrido ascendente de Medicina Paliativa, los doctores Josep Porta, María Nabal y Miguel Ángel Cuervo, y se expondrán los retos que afronta una publicación que, un cuarto de siglo después de su nacimiento, se encuentra inmersa en un prometedor proceso de cambio que reforzará su calidad e impacto.

 

 

Cuenta atrás para las jornadas de Santiago de Compostela

Dom, 08/11/2019 - 22:21

√ Con cifras récord tras recibir más de 400 comunicaciones y un intenso ritmo de inscripciones, SECPAL y la Sociedade Galega de Coidados Paliativos (Sogacopal) han organizado un completo programa bajo el lema ‘Adecuación de cuidados’ 

 

La Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) y la Sociedade Galega de Coidados Paliativos (Sogacopal), con la colaboración de Portugal, se unen para celebrar sus XIII Jornadas Internacionales que, bajo el lema Adecuación de cuidados, abordarán, entre los días 25 y 26 de octubre en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Santiago de Compostela, los principales retos para dar respuesta a las nuevas necesidades de los pacientes en el final de la vida.

Una cita que ya ha despertado gran interés, como lo demuestran las 400 comunicaciones recibidas, y el intenso ritmo de inscripciones, que acabarán por reunir en la capital gallega a más de un millar de expertos.

«Hay mucho trabajo por delante y el tren va a pasar en los próximos años», asegura el presidente del Comité Organizador, el Dr. Marcelino Mosquera, para resaltar las líneas fundamentales de trabajo que se abordarán en las jornadas: «Tenemos que avanzar en la relación con el paciente, cuidarnos como profesionales, unificar criterios, cambiar el rol de acuerdo con las exigencias del enfermo y tener mayor coordinación en el ámbito socio sanitario hacia el medio poblacional».

En la misma línea, el presidente del Comité Científico, el Dr. Miguel Ángel Núñez, se refiere a «la necesidad de adaptar las necesidades del enfermo en situación paliativa, evitar tratamientos desmesurados o pruebas innecesarias, siempre con una atención multidisciplinar, una visión biopsicosocial llevada a su extremo, que es precisamente la base de los Cuidados Paliativos».

Con estos objetivos, las jornadas, cuya presidencia de honor ya han aceptado los Reyes de España, incluye seis mesas de debate, siete seminarios, tres simposios comerciales y la presentación de las mejores comunicaciones, además de interesantes cursos precongreso y tres sesiones plenarias, un completo programa científico cuya inauguración correrá a cargo del Dr. Duarte Da Silva Soares, presidente da Associação Portuguesa de Cuidados Paliativos (APCP), con la conferencia Cuidados Paliativos en España y Portugal: Tendiendo puentes.

«Es el primer encuentro internacional que hacemos en colaboración con nuestros hermanos portugueses, con presencia en el comité científico, en las charlas y también en esta conferencia inaugural, un primer hermanamiento que tenía que hacerse en Galicia por nuestra especial relación», tal y como destacan los doctores Mosquera y Núñez, «mirando también hacia Latinoamérica».

Algunos apuntes del programa: Desde saborizar hasta el poder de las redes sociales

• Cursos precongreso: Destaca la presencia de Pepe Solla, chef referente a nivel nacional, con su Taller de cocina seductora: Enamorando al enfermo, en el que, más allá de los nutrientes o de las necesidades físicas de los enfermos, acercará menús «para saborizar» las comidas.

• Seminarios: Habrá sesiones en las que se abordarán desde los cuidados paliativos en las redes sociales hasta las necesidades formativas en la Universidad.

• Mesas de debate: Nutrición, testamento vital, documentos de instrucciones previas…

• Plenarias: Sugerentes conferencias con títulos como Vivir hasta morir, Soy inmortal, ¿sabías? o Clownfusiones en clownclusión.

• Simposios comerciales.

 

SECPAL Comunica. Mayo-Julio 2019

Vie, 08/02/2019 - 14:54

Consulta el dossier en el que la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) recoge sus acciones de comunicación, su presencia en los medios y otros contenidos informativos de interés sobre los Cuidados Paliativos.

 

 

VER DOSSIER

El ‘des-asombro’ paliativo

Mié, 07/31/2019 - 11:21
• MATÍAS NAJÚN•
  Jefe del Servicio de Cuidados Paliativos del Hospital Universitario Austral y director del Hospice Buen Samaritano. Buenos Aires (Argentina)

 

 

«El asombro te conduce a la aventura de conocer los misterios de la vida»

 

Mis primeros pasos como médico paliativista los di en febrero de 2001 con una rotación por la UCP de Los Montalvos en Salamanca, donde los doctores C. Centeno y Paco Vara, sin saberlo, marcarían mi futuro profesional.

Cuando repaso este camino, aparecen los distintos momentos que comúnmente todos recorremos y que van forjando tu ser paliativo.

Luego de aquellos años de formación inicial, vino la práctica asistencial con creciente dedicación y responsabilidad, comenzar a insertarme en la realidad paliativa del país, profundizar conocimientos, sucesivos espacios docentes, comenzar a liderar y gestionar equipos… Y todas estas etapas, siempre asentadas en la experiencia única junto a la cama del enfermo. Cada etapa tiene su emoción, su complejidad, su adrenalina y conlleva actitudes y capacidades que adquirir. Es un privilegio ser parte del final de la vida de tanta gente mientras encarnamos nuestra profesión.

En estos primeros días de julio, dos situaciones muy distintas me hicieron volver a pensar en este camino.

Hace unas semanas, recibimos en el Hospital Universitario Austral una nueva evaluación de la Joint Commission International (JCI) para acreditar calidad y seguridad. Una prueba exigente para todos los servicios, incluido el nuestro. Presentamos nuestros tableros de control, estándares de trabajo, nuestras estadísticas de atención y nuestras guías clínicas. Poder registrar nos permite analizar, mostrar nuestro trabajo y crecer. Nos fue muy bien. Pero, ¿cómo transmitir a los evaluadores la hondura de los procesos que acompañamos y lo que cada uno de nosotros vive?

Esa misma semana falleció el padre de un amigo cercano, con cáncer de pulmón muy agresivo. En casi 20 años como médico paliativista, he ido muy pocas veces al entierro de un paciente, me alcanzan los dedos de la mano para contarlas y, en general, fue tras el fallecimiento de algún joven que me conmovió especialmente. En esta oportunidad fui. Era alguien muy querido por su gente.

Acostumbrado a estar en esos momentos previos a la muerte con las palabras y los gestos necesarios, esta vez me encontré jugando en otra cancha, silenciado y sensibilizado. Qué importante, de vez en cuando, es poder ver lo que pasa el día después de las partidas. Me asombró el impacto, histórico, social y humano, de cada persona que muere. Qué obviedad, ¿no? Pero me gustó volver a asombrarme.

Frenar para mirar más allá

El asombro o admiración, decían los antiguos, es la interrupción en el continuo de lo familiar y conocido, la perplejidad y la pregunta que esa interrupción despierta. El asombro es como el paso previo a dar un salto. Implica frenar para a mirar más allá de lo que se ve.

Muchas veces perdemos el asombro por lo que sucede en nuestro derredor paliativo. Perdemos aquella mirada original, de cuando éramos como «niños» paliativos. La muerte ya nos resulta demasiado familiar.

Le ocurre a casi todo el mundo. Puede pasar que cuantos más conocimientos adquiero, menos asombro queda. El espacio interior acaba tan lleno de conocimientos que el asombro desaparece; no queda espacio en el que el asombro pueda morar.

Pero también puede haber otras causas. Quizás la rutina, «todos los pacientes son iguales»; quizás nos ponemos más técnicos y el rol le gana al ser humano; quizás nos desgastamos y perdemos empatía; quizás la velocidad diaria nos pone muy superficiales o quizás, al entrar en cada habitación, estamos pensando más en nosotros mismos que en ellos, que son quienes se están muriendo. La pérdida del asombro no es lo importante, es solo un síntoma.

Mirar a los ojos e inspirar confianza

En realidad, trabajando en cuidados paliativos todos los días hay situaciones que a cualquier ser humano le interrumpirían bruscamente su «continuo y familiar» devenir, pero que para nosotros son habituales. Es importante tener esa «cierta costumbre» sobre la muerte para poder continuar día a día; pero cuán necesario es también poder asombrarnos de tantas cosas que ocurren mientras transitamos el límite de la existencia.

¿Cuándo fue la última vez que te asombró lo que vivió un paciente? ¿O que disfrutaste el efecto que tiene mirarle a los ojos e inspirar confianza? ¿Cuándo fue la última vez que te quedaste sin palabras frente al misterio de la vida y la muerte? ¿O que percibiste la trascendencia de una agonía y esas últimas respiraciones?

¿Cuándo fue la última vez que admiraste a quienes han podido aceptar su enfermedad? ¿O que te conmovió el heroísmo de esos familiares que tanto cuidan? ¿Cuándo fue la última vez que te maravilló saber que tu profesión puede transformar la vida de la gente? De los que se van y de los que se quedan…

Siempre propongo en nuestras reuniones de equipo conversar sobre alguno de esos momentos intangibles y sutiles de los encuentros con los pacientes. Que no se pasen de largo. Poder hablar de tantas cosas que no reflejan nuestros ESAS¹, que muchas veces son las reflexiones que hacen más sabrosa y eficiente nuestra tarea.

Mantener el asombro paliativo es tan importante como mantenernos actualizados. Creo que hay muchas oportunidades diarias, pues cada persona es única y cada momento, irrepetible. Algo así como volver a sentirnos turistas en nuestra propia ciudad.

Creo que, teniendo la oportunidad de estar allí, somos responsables de sostener la capacidad de asombro para no perdernos la sabiduría que emana de cada cama, y para que ellos también puedan vivir esos días como lo que son, los últimos e irrepetibles.

(1) Edmonton SymptomAssessmentSystem

 

*Artículo publicado en el número 6 del boletín ‘Actualidad SECPAL

 

Disponible el número 6 del boletín ‘Actualidad SECPAL’

Lun, 07/22/2019 - 13:22

El boletín ‘Actualidad SECPAL’ llega a su cita de julio con destacados contenidos sobre la actividad desarrollada durante los últimos meses en el seno de SECPAL y AECPAL y con otras informaciones de interés en este ámbito asistencial.

En este número, se incluye un análisis realizado desde SECPAL con la colaboración de las distintas sociedades autonómicas que la integran sobre la falta de reconocimiento oficial de las categorías profesionales, así como entrevistas a Yolanda Benítez, coordinadora del Grupo de Voluntariado, y Daniel Ramos, nuevo coordinador de Cuidados Paliativos de Valladolid.

En la Tribuna del Experto, Matías Najún, jefe del Servicio de Cuidados Paliativos del Hospital Universitario Austral y director del Hospice Buen Samaritano de Buenos Aires (Argentina), escribe un estupendo artículo para la reflexión, El des-asombro paliativo.

Con el apartado de Noticias y los emotivos testimonios que recordamos en #PaliativosVisibles se completa este nuevo número de un boletín de información que es, sobre todo, vuestro.

Sugerencias, ideas, iniciativas, acuerdos y desacuerdos serán bienvenidos para «construir» mejor esta plataforma de intercambio que es de todos y para todos.

 

Pulsa sobre este enlace o sobre la imagen para ver el boletín completo:

 

Solo Extremadura y Castilla y León reconocen oficialmente alguna categoría profesional de Cuidados Paliativos

Vie, 06/28/2019 - 18:06

√ En la inmensa mayoría de las comunidades autónomas, contar con profesionales formados y con experiencia en los equipos y servicios especializados depende de la buena voluntad y la sensibilidad de los responsables sanitarios

√ La falta de plazas específicas reconocidas hace que muchos profesionales dedicados durante años a la atención al final de la vida puedan verse desplazados de su puesto de trabajo por otros sin capacitación, experiencia ni vocación en cuidados paliativos

√ Los escasos avances observados en algunas CCAA afectan exclusivamente a médicos y, en menor medida, al personal de Enfermería, sin que se contemple reconocimiento alguno para los auxiliares, psicólogos y trabajadores sociales que desarrollan su labor en este ámbito asistencial

 

Desde hace años, la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) reivindica la creación de un Área de Capacitación Específica (ACE) que permita certificar la formación amplia y contrastable de quienes trabajan en este ámbito, un reconocimiento de suma importancia para garantizar los máximos estándares de calidad en la asistencia a los pacientes que, por su complejidad o por su situación de fragilidad, necesitan recibir atención por parte de equipos y servicios específicos de Cuidados Paliativos.

Esta constante demanda responde a un hecho incuestionable y preocupante: a día de hoy, los médicos, enfermeros, psicólogos y trabajadores sociales que desarrollan su labor en recursos específicos de Cuidados Paliativos no solo no tienen reconocida su formación, su experiencia ni su dedicación, sino que éstas no son requisitos indispensables para trabajar en estos equipos especializados.

Un análisis realizado desde SECPAL con la colaboración de las distintas sociedades autonómicas que la integran confirma esta realidad: en estos momentos, solo en Extremadura y Castilla y León existe un reconocimiento oficial para alguna categoría profesional de Cuidados Paliativos que implique la cobertura de plazas específicas con personal con formación y experiencia acreditadas.

En concreto, en la Comunidad de Extremadura se reconocieron en 2011 los puestos de médicos y enfermeros de Cuidados Paliativos mediante un proceso de «singularización» de plazas que supuso que los profesionales que en aquel momento desarrollaban su labor en este campo pasaran a ocupar una plaza específica de Paliativos, ya fuera en propiedad o en situación de interinidad, dependiendo de su contrato previo.

Además, existen bolsas de empleo específicas para médicos y personal de Enfermería, desde las que se realizan las contrataciones para sustituciones y cobertura de puestos vacantes, aunque la experiencia y la formación especializada se valoran de manera más decisiva en el caso de las plazas médicas, tal y como señala la representante de la asociación APALEX, Patricia Hernández.

En Castilla y León, se ha creado recientemente la categoría de Médico de Cuidados Paliativos mediante la modificación del Estatuto Jurídico del Personal Estatutario de Sacyl, una medida que, en la práctica, conllevará la adscripción de los facultativos que trabajan como paliativistas a plazas específicas, si bien aún está pendiente el desarrollo normativo de la ley, por lo que todavía quedan muchas cuestiones por definir, según explica Francisco Vara, representante de la Sociedad Castellana y Leonesa de Cuidados Paliativos (PACYL). En el caso de Enfermería, existe una bolsa de empleo específica a la que se acude en primera instancia para sustituciones, pero «no sirve ante un concurso de traslados ni para la cobertura de plazas en propiedad».

Una regulación similar se encuentra actualmente en trámite en Canarias, donde a finales del pasado año se presentó un proyecto de decreto para crear la categoría de médico de Cuidados Paliativos en el Servicio Canario de la Salud. Además, la comunidad autónoma trabaja en estos momentos en la aprobación de una Estrategia de Cuidados Paliativos que incluye el reconocimiento de plazas específicas, inicialmente para médicos y enfermeros, aunque desde la Sociedad Canaria de Cuidados Paliativos (ACACPAL) se entiende que el proceso seguirá avanzando hasta incluir al resto de categorías.

A la espera de que finalice la tramitación del proyecto, hasta ahora la cobertura de plazas en los equipos específicos de Cuidados Paliativos en Canarias es gestionada por los responsables de los servicios de los que dependen estos recursos, que, en general, siempre lo han hecho apostando por valorar la formación y la experiencia de los profesionales que se incorporan a estos equipos, a los que incluso se insta a realizar al menos un máster específico en Cuidados Paliativos.

Sin un marco estatal que garantice un reconocimiento homogéneo

Respecto al resto del país –y a falta de una normativa de ámbito estatal que establezca un reconocimiento homogéneo de la capacitación de los profesionales dedicados a la atención especializada al final de la vida–, lo cierto es que, en la inmensa mayoría de las comunidades autónomas, el hecho de que estos recursos específicos cuenten con profesionales formados y con experiencia en Cuidados Paliativos depende casi exclusivamente de la buena voluntad y la sensibilidad de los responsables de los equipos y/o de los gestores sanitarios. Así se pone de manifiesto en el análisis realizado desde SECPAL en base a la realidad expuesta por los distintos representantes autonómicos, del que puede extraerse una clara conclusión: si los responsables de la toma de decisiones son sensibles a esta necesidad, las plazas salen perfiladas en las convocatorias y se buscan mecanismos para que la experiencia y la formación en Paliativos sean valoradas en la selección del personal.

Gráfico elaborado desde el Programa Atlantes del ICS-Universidad de Navarra (Atlas de Cuidados Paliativos en Europa) que permite visualizar cuál es la situación de España respecto al resto de Europa en relación a la existencia de procesos de especialización en Medicina Paliativa.

De lo contrario, las contrataciones se realizan a través de la bolsa de empleo general, por lo que los puestos médicos pueden ser ocupados por cualquier especialista, sin necesidad de que acrediten capacitación específica en Cuidados Paliativos, una situación que también se da, y en mayor medida, en el caso de Enfermería.

Como denuncian los representantes de las distintas CCAA, esto hace que muchas veces las plazas de los equipos específicos de Cuidados Paliativos sean cubiertas por profesionales sin formación ni experiencia en este campo y, lo que quizás es peor, a menudo sin vocación.

Los concursos de traslados, una ‘espada de Damocles’

Y si esto es así en las sustituciones y en las contrataciones temporales, la situación se agrava ante la cobertura de plazas fijas o la convocatoria de concursos de traslados, una verdadera espada de Damocles para numerosos paliativistas que, aun llevando muchos años –incluso décadas– dedicados a la atención al final de la vida, pueden verse desplazados de su puesto de trabajo por otros profesionales sin capacitación ni vocación, porque en los baremos generales de méritos no puntúa la experiencia acumulada en plazas de Cuidados Paliativos que carecen de reconocimiento oficial.

Psicólogos y trabajadores sociales, los grandes olvidados

En general, esta fotografía autonómica pone sobre la mesa la compleja situación que enfrentan los médicos y el personal de Enfermería, las dos únicas categorías a las que se refieren los escasos avances observados en algunas CCAA españolas. Porque lo cierto es que en ninguna de ellas se contempla reconocimiento alguno para el resto de profesionales que trabajan en los equipos específicos de Cuidados Paliativos, como son psicólogos y trabajadores sociales. De hecho, en la mayoría de los casos desarrollan su labor gracias a convenios con ONG y otras entidades, como la AECC o la Fundación «la Caixa».

Todo ello, a pesar de que una atención paliativa de calidad exige una asistencia integral prestada desde equipos multidisciplinares capaces de responder a las necesidades bio-psico-sociales de los pacientes más frágiles.

Como se ha denunciado en numerosas ocasiones desde SECPAL, la realidad que confirma este análisis realizado en las diferentes CCAA genera una gran incertidumbre entre los profesionales, al tiempo que impide «el progreso de los Cuidados Paliativos en nuestro país», dificultando que se pueda garantizar una atención de calidad en procesos de final de vida que requieren cuidados específicos prestados por profesionales acreditados, tal y como subraya el presidente de SECPAL, el Dr. Rafael Mota.

En este sentido, desde la sociedad científica se insiste en la necesidad de reconocer a los profesionales que desarrollan su labor en Cuidados Paliativos mediante la acreditación de una especialidad o subespecialidad que sea requisito indispensable para trabajar en recursos específicos. Además, este reconocimiento debe extenderse, no solo a los profesionales de la Medicina, sino también a los de Enfermería, Psicología y Trabajo Social.

 

 

Nuevo programa de formación avanzada en Medicina Paliativa de la Clínica Universidad de Navarra

Lun, 06/24/2019 - 11:34

Desde el equipo de Medicina Paliativa y Control de Síntomas de la Clínica Universidad de Navarra (CUN) se imparte desde hace años formación avanzada en Medicina Paliativa a través de estancias formativas a profesionales de España, Portugal y Latinoamérica. Por la CUN han pasado «muchos profesionales motivados que ahora trabajan y promueven los cuidados paliativos en sus lugares de origen», tal y como recuerda el Dr. Carlos Centeno, director de la Unidad de Medicina Paliativa.

Equipo de trabajo de la Unidad de Medicina Paliativa de la CUN.

Para seguir capacitando a profesionales de Paliativos de un modo excelente, la CUN ha puesto en marcha un nuevo Programa de Formación Avanzada en Medicina Paliativa, de un año de duración y único en España, dirigido a formar a médicos en cuidados paliativos a través de los recursos asistenciales disponibles en la CUN, que otorga un certificado propio de la Clínica.

Este Clinical Fellow está concebido como un curso práctico de formación postgrado que impartirá un entrenamiento equilibrado entre la práctica asistencial y la formación teórica estructurada con el fin de que el médico sea capaz de dar respuesta a las necesidades de enfermos de alta complejidad

Para el Programa de Formación Avanzada en Medicina Paliativa se convoca cada año una plaza para un médico con especialidad previa. Actualmente está abierto el plazo de solicitudes para julio de 2020. El Clinical Fellow está dirigido a médicos especialistas (oncólogos, internistas, geriatras, médicos de Familia, internistas y anestesistas, sin descartarse otras especialidades) que buscan formación en Medicina Paliativa.

Los candidatos de fuera de Europa deberán haber obtenido la homologación del título de Licenciado o Graduado en Medicina por parte del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte antes del inicio del programa −es importante tener en cuenta que este trámite oficial puede demorarse hasta 12-15 meses−. Además, el profesional debe estar oficialmente colegiado y saber español como lengua materna o con competencias de nivel C1.

Para financiar con una ayuda mensual la estancia formativa de candidatos que lo necesiten, se ha creado la Beca Clinical-Fellow María Ordoñana, fruto de la generosidad de una familia agradecida por los cuidados recibidos en la Clínica Universidad de Navarra.

Este Programa de Formación Avanzada en Medicina Paliativa ofrece:

– 1 año de formación en la CUN (Pamplona), con periodo de prueba de tres meses, en un equipo interprofesional de Cuidados Paliativos con prestigio y larga trayectoria, ubicado en un Hospital Universitario de alta especialización, con todas las especialidades médicas y quirúrgicas.

– Posibilidad de rotación externa (1 mes), según perfil del candidato y los acuerdos que se alcancen.

– Se trabaja en estrecha colaboración con el Grupo de Investigación ATLANTES, del Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra. 

– Ambiente de trabajo amigable rodeado de una vibrante de la comunidad universitaria.

– Posibilidad de optar a la beca María Ordoñana en los casos en los que se acredite la necesidad de financiación de la estancia formativa.

Al finalizar el programa, el médico entrenado será capaz de dar respuesta a las necesidades de pacientes de alta complejidad con enfermedades incurables, progresivas y avanzadas, así como a las personas vinculadas a ellos.

Los interesados en presentar su candidatura a este Clinical Fellow pueden obtener más información sobre el programa y el proceso de solicitud en ESTE ENLACE

Además, existe otro programa de seis meses de formación a través de una acuerdo con la European School of Oncology. Se trata del ESO-CUN Fellowship Programme Palliative Cancer Care, dirigido fundamentalmente a especialistas médicos de Europa, América Latina y Países Árabes: oncólogos, internistas, geriatras, médicos de familia, internistas y anestesistas, sin descartarse otras especialidades. Está dotado con una ayuda mensual. El programa y la información completa pueden encontrarse en www.eso.net.